Para tener éxito hay que ser emprendedor.

Para tener éxito hay que ser emprendedor…

 

La sociedad y el sistema en el que nos movemos a menudo desarrolla unos criterios que poco a poco vamos asumiendo todos, sin reflexionar realmente sobre los patrones que nos estamos auto-imponiendo.

Uno de estos patrones que ha surgido en esta época de crisis económica que parece que ya vamos superando es la idea de que “para tener éxito hay que ser emprendedor”. Este patrón, me picó desde el principio, cuando a través de Internet, en Redes Sociales y en círculos tanto profesionales como personales, empezaron a salir recetas mágicas de cómo ser emprendedor, lo que hay que hacer, lo que hay que evitar… Todos admirábamos a personas como Mark Zuckerberg, o a Steve Jobs… Personas inspiradas que mostraban el camino de cómo debemos ser… no sé muy bien para qué, supongo que principalmente para que “la sociedad” nos considere elementos dignos dentro de nuestro grupo.

Yo hoy me rebelo contra este concepto de emprendimiento. Para empezar, me rebelo contra el pensamiento de que “mi éxito” se mide en base a lo que esa voz (no sé de quién) a la que llamamos nuestra sociedad, piense que soy digna. La única que quiero que tenga voz en ese juicio de valor soy yo misma, y no estoy dispuesta a que otros, con quien probablemente ni comulgo en la mayoría de mis planteamientos, decida sobre si soy exitosa o no.

mi visión de éxitoMi visión personal del éxito consiste en llegar a un equilibrio vital con mi entorno en el cual yo sea capaz de aportar valor, y que ese valor que aporto sea suficiente como para proporcionarme una forma de cubrir mis necesidades físicas. Aprendiendo, y disfrutando de lo que hago la mayoría de los días. Todo esto sin romper mis principios y creencias, sin especular, sin crear reinos de Taifas, si explotar al personal. Ahí es na! No escucho muchos mensajes en esta línea… No sé si porque no mucha gente piensa así o porque no se les da eco.

Y de ahí, que las características que se “asignan” al emprendedor, simplemente chirrían con todo mi entendimiento. No quiero crear algo por cumplir con lo que se espera de mí. No quiero llegar a seguir una receta. No quiero dejarme llevar por los valores de los demás. No quiero!

Sí quiero crear un entorno de trabajo en equilibrio, pero no crearlo por crearlo, sino porque hasta hoy no he encontrado otro en el que encaje de la manera que quiero encajar, y creo que es el momento de tomar las riendas e intentar construir este concepto por mí misma.